viernes, 12 de diciembre de 2008

'Abraza la oscuridad', de Charles Bukowski

Vamos con otro poema en las antípodas del anterior, tan duro y descarnado como los mejores de su autor, Charles Bukowski. Los que hayáis reído con sus relatos, o bien os hayáis dejado escandalizar por ellos, no os perdáis sus poemas. Son, con diferencia, lo mejor de este escritor, irreverente y magistral. Éste es otro de los que no permite medas tintas: o lo adoras o te repugna. Yo vengo de encenderle la vela de hoy...

La pieza que aquí os dejo se titula Abraza la oscuridad, en un traduccion de Cecilia Ceriani y Txaro Santoro. Está extraído de la antologia Peleando a la contra (Anagrama, 1995).

Un consejo: no lo leáis a no ser que tengáis un ánimo a prueba de bombas...


Abraza la oscuridad

La confusión es el dios
la locura es el dios

la paz permanente de la vida
es la paz permanente de la muerte

la agonía puede matar
o puede sustentar la vida
pero la paz es siempre horrible
la paz es la peor cosa
caminando
hablando
sonriendo
pareciendo ser

no olvides las aceras,
las putas,
la traición,
el gusano en la manzana,
los bares, las cárceles
los suicidios de los amantes

aquí en Estados Unidos
hemos asesinado a un presidente y a su hermano,
otro presidente ha tenido que dejar el cargo

la gente que cree en la política
es como la gente que cree en dios:
sorben aire con pajitas
torcidas

no hay dios
no hay política
no hay paz
no hay amor
no hay control
no hay planes

mantente alejado de dios
permanece angustiado

deslízate

3 comentarios:

Mr. X dijo...

¡Gran poema de Bukowski!

Mi preferido de él se titula "Culminación del dolor":

Oigo incluso cómo ríen
las montañas
arriba y abajo de sus azules laderas
y abajo en el agua
los peces lloran
y toda el agua
son sus lágrimas.
Oigo el agua
las noches que consumo bebiendo
y la tristeza se hace tan grande
que la oigo en mi reloj
se vuelve perillas en la cómoda,
se vuelve papel sobre el suelo,
se vuelve calzador, ticket de la lavandería,
se vuelve humo de cigarrillo
escalando un templo de oscuras enredaderas...Poco importa
poco amor
o poca vida
no es tan malo.
Lo que cuenta
es observar las paredes
yo nací para eso.
Nací para robar rosas de las avenidas de la muerte

Javier Márquez Sánchez dijo...

Muy bueno también, Mr. X

sempiterna dijo...

Menos mal que a mí me dedicó el anterior. Verano azul va más en mi línea...