jueves, 30 de octubre de 2008

El mejor cine de terror juvenil (y otras debilidades)

Alguien debería sugerirle a Manolo Melado que compusiese una sevillana tipo 'Algo tuvieron los años 80 que no se puede aguantar', porque es una verdad tan grande como el contorno de Dolly Parton.

Creo que no ha habido ni habrá década con tanto jugo para el universo friki como aquella; ni siquiera la de los setenta. Series de televisión las hay desde los cincuenta, pero ¿de cuándo son El Equipo A, El coche fantástico, V o Verano azul...?

Algo parecido ocurre con el cine adolescente. En ninguna otra década se han rodado tantas y tan memorables películas para tiernos infantes y quinceañeros de diversos pelajes. Que sí, que la nostalgia nos hace ver con buenos ojos películas que, artísticamente, valen lo que un grandes éxitos del Fari. Pero, oye, ¿quién va a una boda y no se pone a bailotear con voz aguardientosa si pinchan "Vaya torito / Ay, torito guapo / tiene botines / y no va descalzo..."? Pues eso.

Y además, que no, que técnicamente o artísticamente serían más chungas, pero desde luego eran mucho más entretenidas y bastante más recomendables que la inmensa mayoría de la producción para niños y adolescentes que se firman ahora. Y si no, al tiempo. Aquellas nos dejaron un agradable regustillo. En las de ahora, el regustillo te lo dejan, en todo caso, las palomitas.

Así que, como esta semana estoy en plan terrorífico, ahí va una lista de las mejores películas de terror adolescentes de los ochenta, sazonada con algunos títulos que no son de terror, pero sí con bons enfants y altas dosis de fantasía.

El club de los cinco (1984). Con ella, llegó la moda. Cinco estudiantes de diverso pelaje se ven obligados a pasar una tarde de castigo juntos -¿o era todo un día?- y acaban sobreviviendo. La peli que demostró que los mozalbetes, unidos, jamás serán vencidos. El On the road de los 80...

Los Goonies (1985). Sí, señor, ahí está. Si El club de los cinco se adentraba en el universo juvenil desde una perspectiva más seria y sociológica, Spielberg y sus Goonies lo hacían desde la más intensa esencia de la aventura. La película que lo tiene todo. Pasarán los años y cambiarán las modas, pero ningún niño dejará de pasarlo bien viendo esta película una y mil veces. Ya tenga ese niño ocho años o treinta.


NOTA: Adviértase el año. 1985 es al cine juvenil lo que 1939 fue al clásico. Una cosecha magnífica.

Los exploradores (1985). Un cruce entre Los Goonies y Encuentros en la tercera fase, esto es, una pandilla aventurera en el espacio. Tenemos al guaperas, al rebelde y al empollón.

Regreso al futuro (1985). Continuamos con Spielberg y con la ciencia ficción, porque llegan McFly y su DeLorean. Nunca una película enseñó tanto vocabulario útil a la chavalería, como "condensador fluzo" o "paradoja en el continuo espacio-tiempo".

De pelo en pecho (1985). Ya teníamos aventuras y ciencia ficción, y ahora llega el terror. Michael J. Fox se había convertido en el rey del cacaué con esta peli y la anterior (¿de qué año?), en este caso paseándose en plan hombre lobo adolescente con mucha más fortuna que Michael Landon unas décadas atrás.

Gremlins (1985). Vale, de acuerdo, igual ésta no es "cine juvenil"... ¿cómo que no? Y si no lo es, me da igual. Todos la disfrutamos por igual en su día, ¿o no? ¿Quién no querría tener un Gizmo en casa? ¿Y quién se acostaría dándole la espalda...?

Noche de miedo (1985). Volvemos a las pandillas aventureras. Unos chavales creen que el vecino es un vampiro y acuden a un actor de cine de terror para que les ayude a cazarlo. ¿Cómo se llama el personaje del actor? Peter Vincent. ¡Peter Vincent! ¿lo pilláis? Peter (Cushing) Vincent (Price). Buena factura y bastante divertida, pero habría de llegar una pandilla terrorífica más memorable.

El secreto de la pirámide (1985). Cerramos este año de gracia con este peliculón que pone de manifiesto lo atareado que andaba el tío Spielberg en aquellos días. Las aventuras del joven Sherlock Holmes junto a su amigo Watson son otro de esas piezas imprescindibles del cine de aventuras para cualquier edad y época, que entretiene por igual a adultos y pequeños. Por cierto, ¿hay alguien todavía que no haya esperado al final de los créditos? Una película que nadie se debería perder.

Una pandilla alucinante (1987). ¡Ja!, buenísima. Estos más que adolescentes son niños, pero da igual. Creo que es una de las pocas cintas donde soporto a un grupo de mocosetes. Drácula, el monstruo de Frankenstein, el hombre lobo, la momia y la criatura del lago. ¿Alguien da más? Todos ellos acaban reunidos en un pueblucho en el que, casualmente, aparece el diario de Abraham Van Helsing en un viejo caserón. Allí vive un grupo de chavales apasionados del terror que viven la aventura de su vida. Cuántas veces no deseé tener una casa como la del protagonista, desde la que veía las pelis del cine de verano sentado en el tejado con su padre comiendo unas hamburguesas...

Jóvenes ocultos (1987). Un grupo de macarras con sus chupas, sus motos, y encima, colmillos. ¿Para qué quieres más? La peli fue muy popular en su día pero no ha envejecido bien. Le falta ese toque nostálgico del resto. La razón creo que está en que se la tomaron demasiado en serio y, claro, así no se puede.

El secreto de los fantasmas (1988). Curiosa mezcla de fantasía y comedia en la que un fantasma utiliza un cuerpo mecánico -o robot- para volver a la vida y ayudar al torpe heredero de un cruel ricachón a hacer justicia. Todo se desarrolla en Hollywood, entre matones y productores. Simática, pero marcó el fin de una época.

8 comentarios:

R2D2 dijo...

Muy buena coleccion de pelis juveniles de terror (aunque el secreto de la piramide... no se...) Esta mañana me he levantado con ganas de Halloween y me he puesto a ver "La noche del baile a medianoche" tambien llamada "Cuidado con la Medianoche", una peli de vampiros, zombies y hombres lobo de los años 80, de estas malisimas y entrañables... me he reido mucho y tambien me ha dado algunos sustos :P Otra para añadir a tu lista!

Javier Márquez Sánchez dijo...

¡¡¡No conozco esta peli!!! Si hay algo que me gusta es descubrir películas nuevas que se me han pasado. En cuanto llegue a casa le pediré a mi amiga Francis que me la consiga...

¡Un millón de gracias!

R2D2 dijo...

No hace falta recurrir a Francis, tu traete mañana un pen y te la paso, que hay que compartir ^^ ¡Ya me cuentas que te parece!

Capitán Nadie dijo...

Una noche por la ciudad me dejó también muy buen sabor de boca. Terminator también es ochentera, y Predator y Critters también, si no me equivoco. Todas estas también me gustaron, aunque claro, las últimas, de crios lo que se dice de crios...no se yo.
Buen post, amigo Javier.

Capitán Nadie dijo...

Y la que comenta Ali no la conozco, pero tal cual la describe, pinta simpática.

Javier Márquez Sánchez dijo...

Muy cierto Capi, ésas y otras se me escapaban. Pero digamos que mi selección se ha guiado por el volumen de acné registrado en cada fotograma... jejeje

Un honor y un placer leerle a usted por aquí...

Karelia dijo...

Vaya post más bueno!!!!!!!! He visto todas las pelis de las que hablas (no en vano, yo era una cria en esa época y me vi todas).

Ya no se hacen pelis como esas, y de verdad, que algunas de ellas no me canso de verlas, como Los Goonies o De pelo en pecho (que vi hara un mes y medio).

Y mira que soy de las que le gustan las pelis de acción, tiros y demás, pero estas tienen su toque, su esencia, y que los años son incapaces de corromper.

Javier Márquez Sánchez dijo...

Llevas mucha razón, Karelia. No sé qué fórmula mágica será, el caso es que siguen funcionando, entreteniendo y enterneciendo... jejeje