miércoles, 29 de octubre de 2008

13 casas para pasar una noche entretenida

Si hay un género de terror que da juego, junto al de los asesinos locos y sanguinarios, es el de las casas encantadas. Esos hogares entrañables donde alguien escondió tiempo atrás el 3 en 1 y desde entonces chirrían hasta las bisagras de la taza del inodoro. ¿Quién no ha soñado alguna vez en pasar una agradable noche invernal, de esas de lluvia y truenos a decir basta, en uno de estos enclaves entrañables? Con las almas de sus emparedados vivos en el sótano, de su suicida en el baño, de su familia masacrada en el dormitorio o de ese tío loco y avaricioso que se encerró un día en la buhardilla y cuyo cadáver nunca se encontró...

En fin, pues como no es tan fácil dar con una casa encantada, pero de las de verdad, que me río yo de los misterios del Palacio de Linares, pues ahí van trece películas con trece casas que cortan la respiración (en el mejor de los casos, jejeje...)


Los intrusos (1944). Fue uno de los primeros exponentes, con su mezcla de investigación policiaca y la ingenuidad del Hollywood de entonces, pero más de sesenta años después sigue resultando impactante.

La casa de la colina encantada (1958). Magistral Vicent Price en esta cinta que combina terror y humor negro con resultados infinitamente superiores a su remedo de medio siglo después. ¡Qué lindos los esqueletos guasones...!

La caída de la casa Usher (1960). No podía faltar la gran casa de la literatura de terror. Nuevamente Price, junto a Roger Corman y el texto de Poe. Una notable adaptación y un trabajo excepcional del actor y el director.

Psicosis (1960). Ésta repite lista. Y de acuerdo, en este caso la casa no está encantada. Pero venga, seamos sinceros. ¿A alguien no le da el repeluco del barbero -dícese de la sensación de vértigo experimentado cuando el profesional está pasando la navaja del gremio por el cogote- al ver la imagen de esta mansión en la colina al ritmo de los acordes de Bernard Herrmann? ¿Y ese cuarto de la madre? ¿Y ese sótano? ¿Y esa escalera? Tres hurras por el maestro Hitch...

The Haunting: la mansión encantada (1963). Clásico entre clásicos, y probablemente el principal culpable de este género de las casas encantadas. Intentaron un remake hace unos años, pero la cosa le salió rana. No le falta ni el perejil, desde los espíritus buenos y los malvados al científico sesudo, el joven guasón, la chica de buen ver y la pobrecita que se lleva todos los disgustos. Vamos, que gracias a esta peli Stephen King encontró el sendero a seguir en buena parte de sus novelas...

La mansión de los crímenes (1971) En el original, "La casa que chorreaba sangre". Una de las entregas de la productora británica Amicus en la que se narraban varias historias en la misma película, todas relacionadas con una vieja mansión. El mejor episodio, el protagonizado -of course- por Peter Cushing, sobre un museo de cera muy particular...

La leyenda de la casa del infierno (1973). Interesante relectura de La mansión encantada, aunque con su propia fuente literaria, la novela homónima de Richard Matheson. Un multimillonario moribundo ofrece a un físico 100.000 libras por investigar una mansión, presumiblemente una casa encantada, en la que varios científicos han muerto o perdido el juicio en exploraciones previas.

Pesadilla diabólica (1976). Una familia adquiere una casa encantada y las pasa negras para salir adelante. ¿Suena la historia pero no la película? Tal vez se deba a que en su día no tuvo mucho éxito y poco después llegó a las pantallas un título muy similar y bastante más popular...

Terror en Amityville (1979). Ésta sí que sí. Aquí sí que hace falta unión familiar para salir adelante. Un título que crearía escuela y renovaría el género. Lo peor es la ristra de secuelas infumables que trajo consigo, incluida una en 3D.

Al final de la escalera (1979). Peliculón de los buenos, que recurre, como El exorcista, a establecer una investigación policial para contraponer el plano físico y el paranormal. Tiene varias secuencias espeluznantes de esas que no te quitas de encima así pasen los años.

El Resplandor (1980). Stephen King le dio su novela a la Warner, la Warner se la dio a Stanley Kubrick y éste la utilizó para calzar una mesa que tenía coja. Vamos, que lo de la fidelidad no iba con él. A pesar de todo, el filme resulta tan inquietante en todos su niveles de lectura. Desde entonces, el Hotel Overlook es una parada obligada para cualquier apasionado de las casas encantadas. Imprescindible pasar la noche en la habitación 237. Y ya se sabe que "no por mucho madrugar..."

Poltergeist: fenómenos extraños (1982). Aquí está Spielberg para alcanzar la cuadratura del círculo. Sólo él podía combinar cine familiar, terror milenario y coloridos efectos especiales. Muchas casas encantadas tienen su historia escondida, pero ninguna tan legendaria como la del cementerio indio...

13 Fantasmas, 2001. He tenido mis dudas sobre este título. La película, desde luego, no está a la altura de la lista. Sin embargo, la casa sí que merece la pena. El tío Cirus es un cachondo y lega a su familia una mansión de paredes de cristal con sortilegios e invocaciones en ellas, que resulta ser en realidad una prisión para almas en pena. La pena es que con tan buena materia prima saliera un churro de película. Pero la casa, que es a lo que vamos, merece la pena.

9 comentarios:

Teo Palacios dijo...

MMmmmmmmmmmmmmm ¿Y qué pasa con EL ENTE, de 1981? Me parece una película maravillosa... cierto es que no todo sucede en la casa, vamos, que la casa no es la casa encantada. Pero sí el origen del tema... ¿no te parece?

Javier Márquez Sánchez dijo...

Cierto, muy cierto. Una película inquietante, sobre todo sabiendo que se basa en hechos reales, una historia muy popular en su momento. Sin embargo, amigo Teo, en este caso tenía que remitirme a las casas del miedito... ¡qué le vamos a hacer!

Habrá que hacer una selección de 13 violaciones demoniacas o algo así... Jejeje

Un saludo

Teo Palacios dijo...

Bueno, va... te perdono...

Carlos dijo...

Una de dibujos: "Monster House" que se la compré a mi hijo, y la verdad es que hay momentos de tensión con la maldita casa que cobra vida...

Javier Márquez Sánchez dijo...

Jajaja... Si es que uno nunca sabe por dónde le van a dar un susto...

Teo Palacios dijo...

Hoy me ha venido a la mente una película que también va de una casa "encantada". La vi por primera vez hace muchos años (tantos que en algún momento incluso me dio miedo... y al final entenderás por qué digo esto), una mañana de sábado cuando en la Tv. sólo había dos cadenas y todavía algunos se preocupaban porque la programación tuviera un mínimo de calidad.

La cuestión es que luego he vuetlo a verla en un par de ocasiones y es francamente maravillosa, por las situaciones, por los dialogos, por los decorados y por la pareja de protagonistas.

La peli en cuestión se llama, agárrame ese fantasma, y es del genial duo Abbot y Costello.

Si no la has visto, (que lo dudo) no te la pierdas.

Javier Márquez Sánchez dijo...

Es una peli entrañable, y yo diría que el más claro referente para Scooby Doo, esto es, una trama de terror que al final tiene su explicación racional.

Abbot y Costello hicieron algunas pelis de "miedo" para morirse de risa, entre las que te recomiendo, por aquello de la sana nostalgia, 'Abbott y Costello contra los fantasmas', donde se las tienen que ver con toda la cuadrilla (Drácula, Frankenstein, Momia...), para lo que hacen apariciones especiales clásicos del género como Bela Lugosi o Lon Chaney Jr...

Mr. X dijo...

No se tú Javi pero el que escribe esto tuvo la oportunidad hace casi un año de ir al "Edificio Tiro Pichón" [en Jabugo] de madrugada para una investigación retransmitida por la radio en compañía de uno de los colaboradores de "Iker Jiménez" y tres personas más.

[FOTO: http://www.sierradearacena.net/menu_general/pueblos/jabugo/jabugo_2.jpg]

Soy una persona bastante excéptica pero allí escuché cosas incomprensibles y que nadie me ha explicado nunca.

¡Experiencia espeluznante donde las haya! ¿Alguien se apunta? ^^

P.D.: Muy buenas elecciones amigo

Javier Márquez Sánchez dijo...

Hola Mr. X. Todo un honor tenerte por aquí.

Pues sí que es una experiencia interesante. Hay que ser muy bravo para avventurarse algo así, pero tiene que estar guay... ¡¡ME APUNTO!!