martes, 5 de mayo de 2009

Tu y tú, pánico. El resto, calma

Vaya por Dios, con el buen ritmo que llevaba en el blog, con una media de tres o cuatro entradas semanales, y de pronto este parón. Es lo que tiene la primavera en Sevilla, fiesta por aquí, fiesta por allá, y te saca de tus casillas. Pero bueno, la "temporada" pasó y ahora intentaremos recobrar algo de calma, disciplina y compostura.

Con permiso de Sir Michael (Caine, of course): "Tú y tú, pánico. El resto, calma". O lo que viene a ser lo mismo, que tengo una lista de temas pendiente más larga de lo que me gustaría. A saber: aún no he terminado la corrección de la novela que quería que el editor tuviese ya en sus manos; tenía la esperanza de haber liquidado el primer borrador del nuevo libro antes de las fiestas y éstas han pasado y lo dejé aparcado poco después de lo que vendrá a ser la mitad de la historia; tengo pendientes un par de nuevos artículos para Esquire, los sempiternos aparcados para La Aventura de la Historia, relatos para un par de antologías que se están fraguando... Amén de quehaceres más mundanos pero igualmente necesarios. Y seguir con el blog, claro.

Con calma y buena letra, habrá que "trabajar con alegría", como ya nos enseñó el coronel Saito en El puente sobre el Río Kwai. De momento, la prioridad es terminar la corrección de la novela. El otoño está a la vuelta de la esquina, demasiado próximo teniendo en cuenta todo lo que queda aún por hacer (desde la corrección y edición definitiva a la elección de portada, etc). Ya empiezo a experimentar cierta ansiedad por el gran momento...

Y bueno, digo yo que para ser una primera entrada tras casi dos semanas de mutis por el foro -sin contar las viñetas-, la puesta al día no está del todo mal. Sólo una reflexión más. ¿Tendré que replantearme mi oficio? Hasta ahora tenía la escritura como principal ocupación y la música como algo secundario. Irónicamente, cuando colgué en el blog aquella canción, alcancé el mayor número de visitas y comentarios registrados en más de un año de andadura. Por el contrario, los dos relatos que he colgado apenas han despertado el mismo interés -a tenor de los comentarios- que cualquiera de las entradas más insulsas. Mmm... ¿Debería reflexionar al respecto?

6 comentarios:

Teo Palacios dijo...

mucha envidia es lo que tenemos... por eso no decimos nada. al menos tengo la vergüenza torera de reconocerlo!

Javier Márquez Sánchez dijo...

Jajaja... ¡Anda ya, torero! Muy juncaliano te veo yo a ti últimamente. Se agradece la deferencia, estimado colega de letras.

Mr. X dijo...

¡Blogueros, blogueros ... inventos malignos! :)

Javier Márquez Sánchez dijo...

Ole, mi maestro!!!

Kinezoe dijo...

Acabo de escuchar -aquella canción- a la que haces referencia y aún estoy digiriéndola... TEMAZO.

Jo tío, eres bueno, jodidamente bueno, como dirían en una peli de Tarantino. Permíteme decirte, estimado Javier, que eres un crack. Hacía tiempo que no me topaba con alguien tan multidisciplinar como tú y, lo más importante, tan genial en todos los campos. Te ruego que no abandones ninguno de ellos y que nos sigas informando acerca de lo que te bulle por la cabeza a través del blog. Será un placer leerte.

Un saludo y mi más profunda admiración hacia tu persona. Nos vemos! ;)

Javier Márquez Sánchez dijo...

Muchísimas gracias, Kinezoe. Me has puesto la autoestima por las nubes. No creo en absoluto que sea tan 'crack' -a Mr. X también le gusta decírmelo-, pero por supuesto se agradecen de corazón tan bonitos comentarios.

Yo creo que te has visto influido por aquello de que yo también sea un "deanmartiano" hasta la médula... jejeje

Gracias de nuevo y un abrazo