jueves, 13 de noviembre de 2008

Un alto en el camino para oler una flor

Será por la sobredosis de cine bucólico y nostálgico que me estoy dando esta semana, el caso es que ando un tanto sensiblón. Hoy no pensaba escribir en el blog, porque ando más agobiado trabajando que los del Ku Klux Klan tras las pasadas elecciones. Pero esta mañana, en el coche, he venido escuchando una canción que me encanta. La he oído cien veces y todas, sin excepción, me emociona.

Es una canción perdida en algún disco de un artista que pocos de vosotros habréis escuchado. Mejor. Así no hay prejuicios que afecten a la historia. No tengo el audio, ni importa, pero sí el texto, que es el que os paso a continuación.

No hay trascendencia ninguna, ni en este post, ni en esta canción, pero no vamos a estar cambiando el mundo constantemente, ¿no? También debemos tomarnos nuestro tiempo para disfrutar de esas pequeñas cosas por las que vale la pena seguir adelante. Como dijo alguien, habrá que detenerse de vez en cuando en el camino a admirar una rosa y constatar así que seguimos estando vivos...


Al pie de un árbol viejo

Al pie de un árbol viejo
Plantaron una rosa
Y al ir pasando el tiempo
Se puso muy hermosa

El árbol protegía
Con sus sombras a la planta
Le convidó su vida
Le convidó de su alma

Pasaron muchos meses
Tal vez años no recuerdo
Ella creció bonita
Pero el ya estaba enfermo

El tiempo fue pasando
Y el árbol ya sin hojas
Le cortaron las ramas
Le cortaron las ramas
Y ya no le dio sombra

De aquel árbol tan grande
Casi no queda nada
Pero la planta sigue
Al árbol aferrada

Según pasan los días
Esa planta va rodeando
Al árbol que está triste
Y ya se va secando

Los dos están unidos
Mucho mas por sus raíces
Y el tiempo que les queda
Pretenden ser felices

Aunque se muera el árbol
Tal vez en este otoño
A la planta bonita
A la planta bonita
Le vienen tres retoños

2 comentarios:

Violeta dijo...

Es una letra preciosa, cala bien hondo!! Ainss..

Besos

Javier Márquez Sánchez dijo...

Me alegro de que te guste. Pero no hay que pasar por alto que tú tienes una sensibilidad muy especial...

Besos