martes, 20 de enero de 2009

Good luck, Mr. Obama. Good luck, little World

14 comentarios:

Teo Palacios dijo...

Hoy has trabajado poco, eh,Javi? jaja

Muy interesante todo, especialmente, porque dice mucho de tí y de tu forma de ver el mundo.

Un gustazo tener amigos así, la verdad.

Javier Márquez Sánchez dijo...

Honrado y agradecido, Teo.

sempiterna dijo...

Jaja, buena observación, Teo, en lo del trabajo. Ay.

Por mi parte, el mensaje de "good luck" me parece que resume muy bien la sensación que me produce Obama y esta oportunidad de cambio. No se debe interpretar como un "buena suerte" por no creer en él, es un "buena suerte" para que pueda hacer en la etapa que le ha tocado vivir. Para que pueda culminar con éxito (siempre relativo dadas las circunstancias) este sueño americano que empezó con su elección sin precedentes y continua con un inicio de mandato con un peso de expectativas muy grande sobre sus hombros.

Muchas esperanzas, mucha ilusión. El trozo de camino ayer a pie no pudo ser más emocionante. Las caras de felicidad, el pecho descubierto ante las multitudes y sin embargo el paso firme, la complicidad de su mujer que cree en ese sueño (I have a dream)... el cambio ilusiona, espero que tengas buena suerte, Barack y que te dejen hacer.

novecento dijo...

Y todo esto ¿por qué es negro? O hay algo más. No comprendo por qué tanto entusiasmo, acaso será verdad que el color sí importa, esta vez para vender mejor un falso producto.

Saludos.

Teo Palacios dijo...

Pues sí, precisamente por ser negro. Y más aún, por ser de origen musulmán.

No quiere decir eso que un blanco ario no pudiera hacerlo igual de bien, desde luego. Pero que demuestra un cambio de mentalidad en una sociedad tan históricamente conservadora como la americana, no cabe duda.

Por eso es motivo de esperanza. Y porque Bush ya no se sentará en el despacho oval ese, por supuesto.

Personalmente, Obama me recuerda muchísimo a JFK. Tiene ese aura de cambio, de querer hacer las cosas de modo diferente que también tenía Kennedy. Uhmmm creo que me voy a volver a poner JFK esta tarde...

novecento dijo...

Yo te daré mi opinión sobre Obama cuando sea algo más que un producto mientras tanto me niego a ser uno más de los que gentilmente le hace una imposible reverencia mientras abuchean al maligno Bush.

Te recomiendo dos películas africanas que te hará pensar, El Ovillo de Lana y Sueños en el Polvo.

Teo Palacios dijo...

Intentaré localizar las pelis, desde luego. Me encanta el cine. Es evidente que a Obama habrá que juzgarlo de acuerdo a los actos y reformas que acometa, y no se le puede llevar a los altares sin que haya hecho nada. Hasta ahí, de acuerdo. Pero que es un momento histórico por lo que representa, que invita a ser optimista precisamente por ser un cambio sin precedentes... eso creo que no puede ser pasado por alto. Luego, el tiempo dirá. Pero a mi me gusta creer que las cosas pueden ir mejor... ¿a ti no?

Manuel dijo...

La verdad es que necesitamos ser positivos. Le hace mucha falta a este mundo. Nadie puede decir qué sucederá en el futuro, pero confiamos en que será mejor que el pasado. Quizá porque no puede ser peor.

Javier Márquez Sánchez dijo...

Amigo Novecento. Lo criticable no es el entusiasmo por Obama, sino la situación a la que se ha llegado como para que un hombre, sea del color que sea, resulte acogido con tanto calor popular.

Al margen de eso, que un afroamericano llegue a la Casa Blanca es un gran acontecimiento. Incluso si resulta ser un patán. Es una cuestión aparte. Hace cincuenta años no hubiera llegado ni a senador. Es un gran progreso en la larga carrera por el respeto a los demás.

No somos tontos. Sabemos que tras Obama hay una gran maquinaria. Igual que detrás de Bush, de Zapatero, de Rajoy... de quien quieras. Pero es como darle un arma a alguien. Un tiro siempre va a dañar, incluso a ser letal, así que prefiero que el arma, ya que no puedo evitarla, esté en las manos más juiciosas posibles.

Es una sencilla cuestión de esperanza.

Javier Márquez Sánchez dijo...

Y por supuesto, cuando un color ha estado maltratado, esclavizado, censurado y desterrado durante generaciones, entonces el color sí que importa. Y mucho.

Llámalo, justicia poética...

Arwen Anne dijo...

lo primero es pedir perdón por estar perdida, y eso que tú has estado trabajando y bien, eres un excelente reportero.

Lo segundo es darte las gracias por toda esta información tan bien escrita y comunicada.

Lo tercero, desear suerte no solo a Obama, si no también al mundo, se necesita mucho más que una sola persona con buenas intenciones para cambiar esto y Obama desde luego tiene capacidad para hacer mucho, solo queda esperar y tener la firme creencia de que hará lo que tiene que hacer en pos del bien de todos. Estoy segura de que lo hará, pero no todo depende de él, los demás tambien han de colaborar.

gracias por toda la informacion y besos

Javier Márquez Sánchez dijo...

Gracias a ti, como siempre, por tu participación...

novecento dijo...

Muy bien Javier, no añadiré más porque es tu blog y no un foro donde la gente contraste opiniones.

Tan sólo felicitarte por tú blog.

Saludos.

Javier Márquez Sánchez dijo...

Muchas gracias, novecento. Y creo que precisamente es lo que ha habido aquí, un contraste de opiniones. Cada cual ha expuesto su visión. No se trata de un debate como de una reflexión personal.

Encantado de volver a tenerte por aquí cuando te apetezca.