martes, 20 de enero de 2009

Concierto de bienvenida a Obama

Impresionante el despliegue de artistas concentrados el pasado domingo para celebrar la llegada oficial de Barack Obama a Washington. Desde aquella fiesta legendaria que Sinatra organizó para Kennedy en 1961 no se veía en la capital estadounidense un apoyo tan contundente del mundo del arte a un nuevo magnatario. “La vuestra será la voz que escucharé cada día cuando entre en el Despacho Oval”, prometió el presidente electo al más del millón de personas llegadas desde todos los rincones del país para el espectáculo.

Fue un concierto tan diverso y participativo, con la presencia no sólo de cantantes sino también de actores y otros artistas, que la hora de inicio tuvo que adelantarse a las 14.30 para que diese tiempo a todo el programa.

Esto me recuerda -malo que es uno- lo que comentaba yo el otro día sobre esa curiosa manía de algunos, aquí en nuestra querida España, que diría Cecilia, sobre la no participación de los artistas en materia política. Habría que ver las caras de ese personal si el día que salió elegido Rodríguez Zapatero se hubiese celebrado en Madrid un concierto con la participación de Serrat, Sabina, Víctor y Ana, Luz Casal, Aute, Ismael Serrano, Miguel Bosé... Y como maestros de ceremonia, los Bardem, Sacristán, Echanove... Jejeje, ¡les daba un pataús, seguro!

Pues algo así es lo que ocurrió en Washington el domingo. Entre los cantantes más conocidos, de los muchos que subieron al escenario ante el monumento a Lincoln, pudo verse a Bruce Springsteen, Pete Seeger, Stevie Wonder, James Taylor, Garth Brooks, Sheryl Crow, John Mellencamp, Bono, Herbie Hanckok o Beyoncé. Del mundo del cine había de todo, desde Tom Hanks o Samuel L. Jackson a un George Lucas que no dejaba de cantar.

Todos celebraron la llegada de Obama a la Casa Blanca, o casi más, la salida de Bush tras ocho años de infamia. Y aprovecharon para decirle al nuevo presidente que, de momento, contaba con su apoyo, pero que la confianza del pueblo en él debería ratificarla haciendo realidad todas las promesas planteadas. Pero eso, como siempre, será otra historia. Será cuestión de que quiera hacerlo. Será cuestión de que le permitan hacerlo.

Pero en fin, políticas aparte, aquí os dejo tres actuaciones de la legendaria jornada.


Bruce Springsteen abrió el acto entonando su canción The Rising, del disco que grabó tras la caída de las Torres Gemelas. La interpreta guitarra en mano, sin respaldo de la banda, y con un impresionante coro gospel de fondo. Es una hermosa composición que habla sobre la necesidad de dejar atrás una tragedia -está claro: el gobierno Bush- y encarar con fuerzas y esperanza un nuevo y prometedor futuro.

The Rising / Levantarse

No puedo ver nada enfrente de mi
No puedo ver nada viniendo detrás
Me abro camino cruzando esta oscuridad
No siento nada salvo esta cadena que me tiene atrapado
Camino perdido de lo lejos que he ido
Lo lejos que he ido, lo alto que he subido
En mi espalda una piedra de 30 kilos
En mi hombro media milla de zona restringida.

Venga vamos a levantarnos
Vamos, descansa tus manos en las mías
Venga vamos a levantarnos
Vamos a levantarnos esta noche

Salí de casa esta mañana
Sonaban campanas que llenaban el aire
Llevando la cruz de mi llamada
Rodando sobre ruedas de fuego llego hasta aquí

Venga vamos a levantarnos
Vamos, descansa tus manos en las mías
Venga vamos a levantarnos
Vamos a levantarnos esta noche

La,la, la,la,la,la, la,la,la

Hay espíritus encima y detrás de mi
Caras ennegrecidas, ojos ardientes
Que su bendecida sangre me atrape
Señor, mientras quedo de pie ante tu luz

La,la, la,la,la,la, la,la,la

Te veo Mary en el jardín
En el jardín de los mil suspiros
Hay fotografías sagradas de nuestros hijos
Bailando en un cielo repleto de luz
¿Podría sentir tus brazos a mi alrededor?
¿Podría sentir tu sangre mezclada con la mía?
Un sueño de vida se acerca a mi
Como un siluro bailando en el extremo de mi sedal

Un cielo de oscuridad y pena (un sueño de vida)
Un cielo de amor, un cielo de lágrimas (un sueño de vida)
Un cielo de gloria y tristeza (un sueño de vida)
Un cielo de piedad, un cielo de miedo (un sueño de vida)
Un cielo de recuerdos y sombra (un sueño de vida)
Tu viento ardiente cubre mis brazos esta noche
Un cielo de deseo y vacío (un sueño de vida)
Un cielo de plenitud, un cielo de vida bendecido

Venga vamos a levantarnos
Vamos, descansa tus manos en las mías
Venga vamos a levantarnos
Vamos a levantarnos esta noche



La siguiente canción es toda una joya. Se suma a Springsteen nada menos que Pete Seeger, un hombre que cuenta ya más de ochenta años y que es una institución viviente; el padre de la música folk y un modelo a seguir de compromiso artístico y social. Juntos entonan la canción folk más famosa de todos los tiempos: This land is your land, que escribiera allá por 1940 Woody Guthrie, aquel cantautor que llevaba escrito en su guitarra “Esta máquina mata fascistas”. El público no tarda en unirse a sus voces para subrayar el lema del evento, “We are one” (Somos uno), y elevar a Barack Obama una advertencia: no te pases, Valentín, que te tiro el calcetín, o dicho de otro modo, no te creas que el cortijo es tuyo, que es de todos, y tu sólo estás de arrendado.

This land is your land / Esta tierra es tu tierra

Esta tierra es tu tierra, esta tierra es mi tierra
Desde California a la isla de Nueva York
Desde el bosque de Redwood, de la Corriente del Golfo Aguas
Esta tierra fue hecha para ti y para mí

Buena vez conduje por esta suave carretera
vi sobre mi el cielo sin fin,
miré a mis pies el valle dorado.
Esta tierra fue hecha para ti y para mi.

Vagué y deambulé, solamente siguiendo mis pasos
por las brillantes arenas de sus desiertos de diamantes
y a mi alrededor una voz sonaba
llorando: "Esta tierra fue hecha para ti y para mi"

El cielo brillaba y yo seguía deambulando
a través de campos de trigo balanceándose
y nubes de polvo girando en el cielo.
Las niebla se levantaba y una voz repicaba
Esta tierra fue hecha para ti y para mi.

Y mientra paseaba, vi un señal allí
y esa señal decía: “No Pasar”
pero por el otro lado, ¡no decía nada!
Así que ese es el lado hecho para ti y para mi

En las plazas de la ciudad, en la sombras de los callejones
junto a la oficina de beneficencia, veo a mi gente
y algunos están mascullando y otros se preguntan
si esta tierra fue hecha para ti y para mi.

Esta tierra es tu tierra, esta tierra es mi tierra
desde California a la isla de New York
desde el río Redwood a las aguas del Golfo
esta tierra fue hecha para ti y para mí



Terminamos con la canción que cerró el espectáculo. Una muy comedida Beyoncé entonó una ajustada versión del clásico patriótica America, the beautiful (Hermosa América), momento en el que todos los participantes subieron a escena para despedirse de la multitud, uniendo todas las voces en una.

2 comentarios:

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Esperemos que todo eso no quede en una decepción monumental.

Javier Márquez Sánchez dijo...

Estamos de acuerdo, Paco. La responsabilidad es muy grande tras haber recibido tanto apoyo...