jueves, 11 de junio de 2009

30 años sin John Duke Wayne

El 11 de junio de 1979, esto es, tal día como hoy de hace 30 años, fallecía Marion Michael Morrison, más conocido como John Wayne. Desde que caí en la celebración de la fecha tenía en mente rendirle tributo de algún modo en este blog, pero se cruzaron en mi camino los chicos de la revista Esquire, y he terminado escribiendo para ellos un artículo sobre Duke, sobre su vida y las singulares circunstancias de su muerte.

Así que, ¿para qué repetirme? Aquí os dejo el artículo sobre el fue, es y será siempre mi actor favorito. Y no porque sea mejor que otros., sino sencillamente porque mis recuerdos y mi nostalgia juegan a su favor, y eso es algo tan poderoso que no hay Al Pacino que se lo salte.

El titular del reportaje, publicado en el número de junio de la revista con Christian Bale en portada, lleva por título John Wayne, un héroe americano (pincha sobre la imagen para poder leerlo... si es que quieres).

Quede aquí también mi sentido tributo al Duke, uno de esos actores mágicos que nos siguen haciendo disfrutar con decenas de historias, que hicieron grande el cine cuando éste era, ante todo, el mayor espectáculo del mundo. Wayne murió pero le seguimos recordando. Hagámoslo hoy más que nunca con la despedida más hermosa de cuantas se han rodado en la historia del cine, filmada, por supuesto, por John Ford.


3 comentarios:

Arwen Anne dijo...

Me ha gustado el duke desde que era pequeña. La primera película que vi de él fue: centauros del desierto, y no he parado, la verdad es que es un actor para la posteridad pasen los años que pasen

Mr. X dijo...

¡Amén amigo Javi! Y muchas gracias por aportar tu sabiduria cinéfila en las páginas de esa humilde revista llamada "ESQUIRE" :)

¡Un abrazo!

Kinezoe dijo...

Interesante artículo conmemorativo. Sin duda John Wayne, uno de los mayores iconos del cine americano.

Películas suyas de las que guardo recuerdos inolvidables serían, por ejemplo, El Hombre Tranquilo, Río Bravo o El Hombre que mató a Liberty Valance. Nunca me cansaré de verlas. Eso es CINE.

Saludos.