jueves, 29 de noviembre de 2007

Pellizcos musicales: 'Seven spanish angels'

Esto de escribir un post diario no es tan fácil como parece (vaya por delante mi aplauso para los que lo consiguen), no ya por encontrar el tiempo para hacerlo sino ante todo por saber sobre qué escribir.

A falta de temas, se me ha ocurrido aprovechar los días “en blanco” para mi cruzada particular por las canciones “perdidas”, esos temas que, con una melodía más o menos atractiva, esconden una historia increíblemente emocionante que suele perderse por el problema de la barrera del idioma o, sencillamente, por el éxito logrado por el común de la música actual al acostumbrar al aficionado a oír, pero no escuchar. Con eso, claro, se ahorran el problema de tener que escribir buenas letras. Pero en fin, ésa es otra cuestión.

Escuchar una canción sin entender la letra supone apreciar tan sólo el cincuenta por ciento (a veces menos) de la obra. Claro que para entender esto primero hay que aceptar que una canción es una obra de arte (buena o mala). Pero ése es también otro tema...

Para hoy, Willie Nelson y Ray Charles, dos grandes del country y el soul (Habría que preguntarse cuál es cuál, dado que ambos lograron notables creaciones en los dos registros), poniendo voz al tema Seven Spanish Harlem.

Escrito por Eddie Setser y Troy Seals, la canción narra la lucha de dos enamorados, presumiblemente mexicanos que han cruzado la frontera de manera ilegal, por mantener su libertad. El final se antoja dramático, y siete ángeles hispanos velan por ellos...

Él miró sus ojos azules y dijo: / “reza una oración por mí” / Ella le abrazo y susurró: / “Dios nos mantendrá libres”. / Podían escuchar acercarse a la patrulla, y él dijo: / “Ésta es mi lucha final. / Si me llevan con ellos a Texas / no me dejarán salir con vida”.

Había siete ángeles hispanos / en el altar del Sol. / Rezaban por los amantes en el Valle de las Armas. / Cuando la batalla se detuvo y el humo se aclaró, / hubo un trueno desde el trono, / y siete ángeles hispanos / llevaron otro ángel a casa.

Ella buscó y cogió el arma, / aún humeante en su mano. / Dijo: “Padre, perdóname, / no puedo seguir sin el hombre al que amo”. / Sabía que el arma estaba descargada. / Sabía que no podía ganar / Pero su última plegaria fue escuchada, / y los rifles dispararon una vez más.

Había siete ángeles hispanos / en el altar del Sol. / Rezaban por los amantes en el Valle de las Armas. / Cuando la batalla se detuvo y el humo se aclaró, / hubo un trueno desde el trono, / y siete ángeles hispanos / llevaron otro ángel a casa.


1 comentario:

Teo dijo...

Buenas Javi,

Si todas las piezas musicales que vas a poner son como esta, creo que voy a ser un visitante asíduo de la sección.

Un abrazo.