lunes, 6 de abril de 2009

Dignidad y libertad (Lo que le faltó de una cosa le sobró de otra)

Estoy fastidiado, pero bien fastidiado... por no decir otra cosa. ¿Que por qué? Pues porque son las diez de la noche y pensaba irme a preparar una suculenta cena para degustarla al calor de una buena peli, y he cometido el terrible error de meterme a echar un vistazo a un periódico digital, y lo que he visto me ha hecho arder la sangre.

Resulta que una profesora de Bioética de la Universidad Católica de Murcia, Gloria María Tomás Garrido, en una conferencia el pasado día 31 de marzo en el Paraninfo de la Universidad de Alicante con motivo del V Curso de Ciencia y Sociedad, rechazaba lo que en su opinión son "perversiones" sexuales, declarando que la homosexualidad se eliminó de la lista de enfermedades mentales "por motivos políticos", y sosteniendo que su origen puede tener causas tan diversas, como un gatillazo en la primera relación sexual o para compensar la soledad al tener a ambos padres trabajando fuera de casa.

Que no, que no es guasa, que ahí abajo dejo un vídeo con la intervención de la buena mujer.. ¡Mira quién va a hablar de enfermedades o perversiones...! Que hay gente así de bestia, de insensible, de depravada, de radical, de irrespetuosa y de irresponsable por la vida, eso no es una sorpresa, pero lo que no deja de alucinar es que se trate de una profesora universitaria. En primer lugar, porque esto vuelve a demostrar que para alcanzar el grado universitario, como pasaba con los antiguos griegos a otro nivel, debería exigirse algo más que aprobar las materias en cuestión; un simple examen, como el de conducir o la selectividad, pero en este caso de sentido común. Pero es que, además, como digo, es profesora. Que la libertad de cátedra es una cosa, y que le den libertad de cátedra a cualquiera con un título universitario es algo muy diferente.

Pero claro, es que la doña es profesora de Bioética. Ojo al dato. Ni más ni menos. Como suena: Bioética. Ya sabéis, aquello de "esto es bueno, pero va contra Dios, así que a hacer puñetas; y esto es malo pero es voluntad de Dios, así que a joderse toca". Que sí, que sí, como lo de esos cenutrios del Arkansas profundo, empeñados en que Darwin era un colgado y que lo único que tenemos en común con los monos es el gusto por los plátanos. Los vemos en la tele y decimos: "Estos yanquis paletos". Pues aquí doña Gloria suena muy fisna ella, pero vaya piquito, cada vez que habla sube el pan.

Dice la susodicha al final de su intervención que los gays -o los que se acerquen peligrosamente a ello con "prácticas casuales"- deben anteponer la dignidad a la libertad. Eso mismo es lo que debería hacer usted, señá Gloria, tener algo de libertad y no volver a otorgarse la libertad de abrir la boca hasta tener algo decente y coherente que decir. Y de buen cristiano, oiga, que seguro que usted es de las que quemaría también en la pila al que le intentase probar que Jesucristo, y ahí están las Escrituras, fue el primer comunista de este mundo loco, loco, loco.

Jesucristo, ¿le suena, doña Gloria?, aquel hippie melenudo que dijo -según su propia religión de usted-: "amaos los unos a los otros", sin puntualizar luego: "pero cuidado con las mezclas raras: los niños con las niñas, y las gallinas, cascarón de huevo".

Pero retomando el asunto, el rector de su universidad sí que debería hacerle caso, aunque sólo sea por esta vez, y dejar de lado la libertad de cátedra de la profesora en favor de la dignidad de sus alumnos y todo el equipo docente.

10 comentarios:

María José dijo...

:*

R2D2 dijo...

Ufff, casi no me lo creo. ¿No has sacado el video de una grabación de hace un siglo o dos? Porque que hoy en dia se diga esto... de verdad que me cuesta entenderlo...

Javier Márquez Sánchez dijo...

Pues se dice, R2, se dice... Y te quedas pasmado, como le ha pasado a María José a la vista de su respuesta... jejeje

Besos a repartir

Manuel García dijo...

Nada hombre, que esto no te quite el apetito o jamás comerás. Seguro que si es una enfermedad esta señora tiene un remedio y cura la homosexualidad con una medecina nueva que ella misma fabrica en su bidé.
Ya va siendo hora de que este país sea laico de verdad. Por el bien de todos.
Por cierto, ¿Jesucristo comunista? Imposible, se cuidó mucho de no condenar la esclavitud.
Un saludo.

María José dijo...

Hey! Que no era sorpresa, era besito por tu artículo. :)

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Murcia tiene estas cosas, incluso esta UCAM... y estos profesores, catedráticos.

A muchos de nosotros, si se nos hubiese quitado el apetito a escucharlos, ya estaríamos difuntos, pero qué razón tienes.

Javier Márquez Sánchez dijo...

Manuel, no condenó la esclavitud -nadie es perfecto- pero sí abogó por repartir el pan entre todos y que el rico diese al pobre. Claro que esa parte, por alguna razón, se la saltan siempre los "buenos hombres de fe" al hacer examen de conciencia...

¡¡Gracias por el besito, MJ!!

Si fuera sólo en Murcia, Paco, pero ocurre en tantos sitios...

Tristán dijo...

Qué alegría que siempre haya alguien que nos diga qué tenemos que pensar, ¿verdad?

Javier Márquez Sánchez dijo...

Y qué hacer, y cómo vestir, y cómo hablar, y qué votar, y en qué creer, y a quién odiar, y como amar, y qué olvidar...

kulasaim dijo...

Dedicado a los perros del hortelano...

www.nicolasespositochedel.com