miércoles, 9 de abril de 2008

Feria, con lluvia o sin ella



Menuda mala suerte que estamos teniendo. Feria pasada por agua. También es mala pata, digo yo. Estuvo lloviendo en Semana Santa, justo hasta el Sábado Santo. Hubo dos semanas impecables y el lunes del Pescaíto, venga a llover. ¡Y cómo! Todos los años pasa igual. Habrá que empezar a pensar eso de que las casualidades no existen. ¿Será cosa de la Luna? Digo yo que, ya que afectan a las mareas y las embarazadas -dicen-, pues igual ocurrirá con la lluvia. Después de todo, la Pascua de Resurrección es siempre el domingo inmediatamente posterior a la primera Luna llena tras el equinoccio de primavera. Igual cuatro semanas después de esa luna siempre llueve, ¡qué se yo!

Pero con lluvia o sin ella, habrá que echarse a la calle, y en conche, caballo o bicicleta, como quiere el alcalde, irse a dar una vuelta a ese Real que, aunque empapado y sin un solo farolillo ileso, sigue deparando mucha juerga y bailoteo en el interior de las casetas.

Hace un rato que no llueve, y cosa de media hora pondré rumbo a los Remedios, para comer en la Feria con la familia. A ver si el cielo aguanta hasta entonces. Llegar allí lloviendo es un engorro, pero una vez en la caseta, que caiga el Diluvio, si está de Dios.

1 comentario:

Cris dijo...

En abril, aguas mil.
Si te sirve de consuelo, a los granaínos casi siempre se nos aguan las CRUCES DE MAYO, con lo mucho que nos gustan.
Pero, bueno, parace que el finde viene con sol.